Páginas

Imprescindibles de Paris

domingo, 30 de abril de 2017


París es una ciudad maravillosa, cada rincón tiene un encanto especial y único, por eso, hoy no voy a hablarte de los lugares más conocidos, si no de pequeños lugares que me enamoraron. Y algunas ideas de dónde alojarte, si estás pensando viajar hasta aquí.




Después de un día recorriendo París, un buen lugar dónde descansar y reponer fuerzas, son las Sillas verdes que rodean la fuente en el Jardin des Tuileries.

Este gran jardín de casi un kilómetro de longitud, está situado entre el Louvre y la plaza de la Concordia, con su obelisco central. Fue creado en 1666 y en él se reunían los aristócratas para hacer vida social y disfrutar de las celebraciones reales. El nombre de estos jardines proviene de las fábricas que se encontraban antes en este lugar: fábricas de tuilles o tejas.

El ambiente en primavera y verano es estupendo: el jardín se llena de parisinos y turistas que disfrutan del sol y de la tranquilidad del lugar. La calma de estos jardines y la sensación de estar fuera de una gran ciudad rodeado de flores, grandes árboles, crean un ambiente propicio para descansar, observar las idas y venidas de la gente, y aprovechar para comer un helado mirando los reflejos que se forman en el agua de la fuente.




Si eres fan de Amelie como yo, no puedes irte sin pasear por el Canal Saint Martín.

Al este de la place de la République, se encuentra uno de los barrios más trendy de la capital: el canal Saint-Martin. Icono del París pintoresco, es una guarida muy elegante, bobo, étnica y ecológica. A los Parisinos les gusta encontrase allí para dar un paseo, disfrutar de un picnic al borde del agua o tomar una copa entre amigos en uno de los numerosos bares que lo rodean.



Versalles es increíble, de eso no hay duda, es un complejo inmenso, y aunque lo más típico sea el Palacio y los Jardines, lo que a mi más me sorprendió fueron Los Dominios de María Antonieta, en especial la Aldea. Si vas a Versalles, no puedes perdértelo, es totalmente de cuento. 

Aunque ya estábamos agotadas, después de pasarnos el día entero caminando y recorriendo cada rincón de Versalles y sus jardines, no nos queríamos ir sin ver esta parte, y fue la mejor decisión que pudimos tomar. A última hora de la tarde, cuando ya cerraba el horario de visita de los palacios y demás jardines, con la luz del atardecer iluminándolo todo, disfrutamos de este mágico rincón para nosotras solas.

María Antonieta, un alma libre y bohemia se hizo construir un bucólico refugio alejado de la corte y con un ambiente rural y campesino que adoraba.

Allí encontramos el Pequeño Trianón, los jardines de la Reina o la Aldea que imita un bonito poblado rural inglés. Todo salpicado de lagos y rincones románticos que brillan en los meses de primavera.


 Shakespeare and Company es una preciosa e icónica librería que ha sido, desde sus inicios, un importante centro literario y el mejor lugar para los amantes de los libros.

Pasaron por sus puertas escritores emblemáticos como Ernest Hemingway, F. Scott Fitzgerald y James Joyce. Vendía libros censurados y se ganó una gran reputación entre los amantes de la literatura que la convirtió en uno de los sitios más visitados de la capital francesa. Cómo nació y desafió las reglas de la época.

Se encuentra en el quinto distrito de París, concretamente en el número 37 de la rue de la Bûcherie, muy cerca de la catedral de Notre Dame y de la plaza de Saint Michel, y justo en frente del río Sena.

Si entramos veremos que no ha perdido la esencia que tenía en la época de Sylvia Beach. El amor por los libros se respira en cada rincón de este lugar. Hace que te traslades a otra época, tiene un encanto especial y único.



El "Bouillon Chartier" forma parte de otro de los sitios que no debes perderte si vienes por París.
Dónde: nº 7, calle del Faubourg Montmartre.

Aquí fuimos a celebrar el cumpleaños de mi mami, la comida estaba deliciosa y el trato inmejorable, hasta le pusieron una bengala en el pastel y le cantaron el cumpleaños feliz.

Los restaurantes de tipo "Bouillon" fueron inventados en 1860 por el carnicero Pierre-Louis Duval. Se trataba de proporcionar una comida caliente y barata a los obreros del mercado.
Camille y Edouard Chartier se inspiraron de la idea cuando inauguraron sus restaurantes al final del siglo XIX pero añadieron una decoración de tipo Art Nouveau.
El menú se compone de una entrada, un plato, un postre y medio litro de vino o de agual mineral y cuesta unos 15 €.


Lo encontrarás en el patio de un edificio anódino. No dudes y entra, la sorpresa te espera dentro.

Descubrirás una sala gigante donde caben casi 350 personas. Conservaron la decoración original y el sitio fue apuntado a la lista de los sitios de interés de los Monumentos Históricos.

Los camareros llevan el traje tradicional con un gran delantal blanco y te instalarán donde haya sitio.




Alojarse en París no es barato, esto es así, así que antes de ir estuvimos mirando diferentes opciones, entre ellas descubrí los apartamentos en París de Hundredrooms
Me parece una idea genial, para vivir una experiencia 100% parisina.


Encontré algunos para dos personas, por menos de 100€ la noche que tenían muy buena pinta.




Y otros perfectos para ir con amigos o familia, de 4 o 5 plazas.


Al final no nos hizo falta reservar, porque nos quedamos en casa de una amiga de mi abuela, pero me los guardo para próximos viajes :)


¿Con cual de estos lugares te quedas? ¿Te ha gustado el post? 
Porque tengo pensados algunos más sobre París si te apetece

¡Feliz día!




No hay comentarios:

Post nuevo Post antiguo Home
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...